León Gieco cumple 70 años: canciones inolvidables y un compromiso permanente con las luchas populares

noviembre 22, 2021

Clásicos como “El país de la libertad”, “Sólo le pido a Dios” o “Cinco siglos igual”, entre otros, ya son parte de nuestra cultura. Este fin de semana, muchos de ellos sonarán en distintos puntos del país.

La expresión “los ‘70” nos remite a una larga serie de acontecimientos que, de tan amplios, son prácticamente inabarcables. Incluso, si la circunscribimos a la escena musical nacional. Las décadas pasan, y dicha expresión se resignifica: porque la historia sigue ahí, latente, pero se hace más presente que nunca cuando aquellos que la constituyeron ya pueden -o no, lamentablemente- hablar de “sus setenta”, ya no como período en el que produjeron o soñaron tal o cual cosa, sino como contemporaneidad. Hace poco Charly García cumplió setenta, el mismo día que los hubiera cumplido Federico Moura. Y este 20 de noviembre otra figura ineludible de ese pasado cada vez más presente que ruge futuro celebrará lo mismo: León Gieco.

Nacido como Raúl Alberto Antonio Gieco en Cañada Rosquín, comuna del departamento santafesino San Martín, trabajó desde niño para comprarse su primera guitarra. Ya de adolescente tomó una decisión -o quizás simplemente fluyó de manera armoniosa- que le iba a dar forma a una de las marcas identitarias de su prolífica carrera: integró bandas de folclore y de rock. Por su ductilidad entre ambos géneros y numerosas presentaciones en vivo en diversos pueblos, logró un cierto reconocimiento y con dieciocho años se mudó a la ciudad de Buenos Aires, sin que nadie lo haya ido a buscar, como a Cachito, el campeón de Corrientes.

Ya en la Capital Federal entra en contacto con artistas de la talla de Gustavo Santaolalla, David Lebón y Litto Nebbia, y comienza a tocar en vivo, muchas veces abriendo shows de otros músicos y participando de festivales. Así, y aunando cada vez más las tradiciones rockeras y folclóricas, se consolidó como uno de los pilares de la música popular argentina y en la década de los ’80 alcanzó reconocimiento internacional, haciendo que el apodo “el Bob Dylan argentino” le quede chico. En esos años dio forma, con Santaolalla como productor, a uno de sus trabajos más profundos y ambiciosos: De Ushuaia a la Quiaca. A medida que crecía su popularidad, proporcionalmente lo hacía su compromiso con las causas justas del mundo: desde su apoyo irrestricto a Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, hasta la colaboración artística con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) de Chiapas y con Amnistía Internacional.

El siglo cambió, pero no así sus convicciones: algunas controversiales, que incluso afectaron comercialmente a su carrera (como la grabación del tema “Un minuto” junto al cantante de Callejeros Patricio Fontanet o el lanzamiento de la canción “Santa Tejerina” por la que fue denunciado por apología del delito), y otras reconocidas universalmente (como su proyecto Mundo Alas junto a artistas con discapacidades, que redundó en giras con espectáculos en vivo, una película documental y un libro). También podría haberse contentado con tocar junto a Mercedes Sosa, Pete Seeger, Pablo Milanés o Gilberto Gil, pero siempre continuó con su búsqueda artística y hasta abrió un show de Metallica en River con el proyecto de heavy metal Un León D-Mente, junto a la banda liderada por Andrés Giménez, y tocó en el Lollapalooza comandando a los músicos del grupo pop rock Infierno 18.

Sus trabajos discográficos se cuentan por decenas, e incluyen discos de estudio, registros en vivo, colaboraciones, recopilatorios y participaciones en bandas de sonido de películas. Ha compuesto y ejecutado canciones, es cierto, pero también himnos: “En el país de la libertad”, “Sólo le pido a Dios”, “Hombres de hierro”, “La colina de la vida”, “Cinco siglos igual”, “Los salieris de Charly”, “El ángel de la bicicleta”,  y cómo no incluir en esta categoría a “Ojo con los Orozco”, el tema que nos recuerda que la música es, antes que nada, un lenguaje, uno con el que León crea y nos recrea como sociedad.


Notice: Trying to access array offset on value of type null in /home/culturap/public_html/wp-content/themes/betheme/includes/content-single.php on line 286
Ignacio Del Pizzo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *