“Atypical”: una historia sin golpes bajos que encontró un cierre a su altura

julio 24, 2021

La serie de Netflix retrata la vida de Sam, un entusiasta adolescente con un trastorno del espectro autista. Las claves de la flamante cuarta y última temporada.

Uno de los rasgos característicos de la ficción audiovisual de plataformas es que, más allá del puro entretenimiento, por momentos busca la incorporación de temáticas sociales. En ese contexto –junto con Pose, Sex Education o The Good Doctor, por mencionar solo algunas–, Atypical presenta en tono de comedia la cotidianeidad de un joven con un trastorno del espectro autista en el rol protagónico.

La serie de Netflix creada por Robia Rashid finaliza con esta cuarta temporada y parece encontrar el punto justo para cerrar una historia bien contada que en su devenir no cayó en exageraciones ni desvíos. Atypical toma el desafío de desplegar en forma de comedia una temática que casi siempre se aborda desde el drama. Lo hace con un guión sólido basado en información científica y precisa. No narra desde el conflicto: el personaje de Sam (Keir Gilchrist) es presentado como un joven apasionado y perseverante, que crea relaciones, con éxito en sus estudios y eficiencia en su trabajo. De esta manera elude simplificar el relato a una galería de dificultades derivadas del trastorno del espectro autista. Lo atípico de la serie se extiende a la vez que se difumina, cuando todos los personajes deben lidiar con sus complejidades particulares. Una madre sobreprotectora, un padre que no supo manejar la situación y estuvo ausente mucho tiempo, una hermana que ocupa un rol central en la socialización, una novia que debe padecer los desplantes y un amigo que esconde sus complejos en el humor.

En esta temporada los seguidores esperan la resolución de los giros más importantes que se arrastran desde el comienzo. La relación entre Elsa (Jennifer Jason Leigh) y Dough (Michael Rapaport), los padres de Sam, luego de infidelidades y la pérdida de confianza, atraviesa nuevos vaivenes que solo pueden desencadenar en la separación definitiva o en confiar y volver a empezar. En tanto, el personaje de Casey (Brigette Lundy-Paine), la hermana, enfrentará el doble desafío de interrogar su orientación sexual, al tiempo que emprende modificar su mentalidad para dedicar energías al entrenamiento de atletismo.

En diez capítulos de media hora donde no sobra nada, Atypical es una serie que explora una apuesta estética, tanto en los guiones como en la construcción de personajes interesantes: la sensibilidad de Sam y el desenfado de Casey, el compromiso ante lo adverso en Elsa y Dough, como en el sutil humor de Zahid (Nik Dodani) y Paige (Jenna Boyd).

En el terreno de la narración despliega estrategias de complicidad mediante una cuidada música incidental y la apertura de los capítulos con mirada a cámara de los roles principales que interpelan a las audiencias con cierto guiño al falso documental. Es en esta modalidad comunicativa donde el protagonista nos cuenta de manera recurrente historias sobre pingüinos, una temática que le interesa y a la que le dedica sus energías. Se trata de pasajes que buscan metaforizar lo sucedido en el capítulo. Es así que retoma características del hábitat y el desenvolvimiento habitual antártico para pensar los conflictos en la relación de sus padres, el noviazgo de su hermana o la amistad con Zahid.

La afición de Sam por los pingüinos será central, deviene no solamente en su vocación y estudios superiores especializados, sino también en su sueño de viajar a la Antártida. Uno de los motores de progreso de la historia en esta temporada son las acciones que emprende Sam para conseguir los recursos simbólicos y materiales para el viaje. Un sueño que no es obturado por sus padres, pensando que ante la imposibilidad de tal hazaña se desvanecerá pronto, pero que encuentra en la tenacidad de su hijo la posibilidad de todo.

Atypical cumple con lo que promete, no es pretenciosa ni cuenta una gran historia. Se asienta en la estructura de una familia para construir personajes elocuentes y precisos, que desde la contrariedad representan un mundo posible. Esta temporada completa un relato que retoma dinámicas genéricas de la cultura pop televisiva con sensibilidades propias de la condición humana, y con eso ya cumple con los seguidores que esperan un cierre de calidad a la altura de la historia. «

ATYPICAL

Dirección: Seth Gordon. Elenco: Jennifer Jason Leigh, Keir Gilchrist, Brigette Lundy-Paine y Michael Rapaport. Disponible en Netflix.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *